;

El artículo 10 de la Ley Orgánica del Ambiente Estable:


Son objetivos de la gestión del ambiente bajo la rectoría y coordinación de la Autoridad Nacional Ambiental

  1. Formular e implementar la política ambiental y establecer los instrumentos y mecanismos para su aplicación.
  2. Coordinar el ejercicio de las competencias de los órganos del Poder Público, los fines previstos en esta Ley.
  3. Cumplir las directrices y lineamientos de las políticas para la gestión del ambiente.
  4. Fijar las bases del régimen regulatorio para la gestión del ambiente.
  5. Fomentar y estimular la educación ambiental y la participación protagónica de la sociedad.
  6. Prevenir, regular y controlar las actividades capaces de degradar el ambiente.
  7. Reducir o eliminar las fuentes de contaminación que sean o puedan ocasionar perjuicio a los seres vivos.
  8. Asegurar la conservación un ambiente sano, seguro y eco lógicamente equilibrado.
  9. Estimular la creación de mecanismos que promuevan y fomenten la investigación y la generación de información básica.
  10. Establecer los mecanismos e implementar los instrumentos para el control ambiental.
  11. Promover la adopción de estudios e incentivos económicos y fiscales, en función de la utilización de tecnologías limpias y la reducción de parámetros de contaminación, así como la reutilización de elementos residuales
  12. Elaborar y desarrollar estrategias para remediar y restaurar los ecosistemas degradados.
  13. Resguardar, promover y fomentar áreas que coadyuven a la preservación de un ambiente seguro, sano y ecológicamente equilibrado.
  14. Cualesquiera otros que tiendan al desarrollo y el cumplimiento de la presente Ley.

Aquí la Ley nos establece sus objetivos, que en lo personal nuestra conclusión del articulo es que pareciera que se equivocaron de ley porque si vemos la realidad, hay que trabajar todavía para que esta ley cumpla sus objetivos

El artículo 49 de la Ley Orgánica del Ambiente Estable:

El aprovechamiento de los recursos naturales y de la diversidad biológica en las diferentes cuencas hidrográficas, ecosistemas, áreas naturales protegidas, áreas privadas para la conservación y demás áreas especiales, estará sujeto a la formulación e implementación de los respectivos planes de manejo.


Cuando se va a iniciar un proyecto para el aprovechamiento de los recursos se debe implementar mediante, pasos y metodologías establecidas claramente.




El artículo 50 de la Ley Orgánica del Ambiente Estable:



El aprovechamiento de los recursos naturales y de la diversidad biológica debe hacerse de manera que garantice su sustentabilidad.

En este artículo llegamos a la conclusión que cuando se tiene pensado realizar el aprovechamiento de un recurso natural se tiene que garantizar el desarrollo sustentable, que quiere decir que garantice la permanencia y durabilidad

El artículo 80 de la Ley Orgánica del Ambiente

Se consideran actividades capaces de degradar el ambiente:


1. Las que directa o indirectamente contaminen o deterioren la atmósfera, agua, fondos marinos, suelo y subsuelo o incidan desfavorablemente sobre las comunidades biológicas, vegetales y animales.


2. Las que aceleren los procesos erosivos y/o incentiven la generación de movimientos morfodinámicos, tales como derrumbes, movimientos de tierra, cárcavas, entre otros.


3. Las que produzcan alteraciones nocivas del flujo natural de las aguas.


4. Las que generen sedimentación en los cursos y depósitos de agua


5. Las que alteren las dinámicas físicas, químicas y biológicas de los cuerpos de agua.


6. Las que afecten los equilibrios de los humedades


7. Las vinculadas con la generación, almacenamiento, transpone, disposición

temporal o final, tratamiento, importación y exportación de sustancias, materiales y desechos peligrosos. radiactivos y sólidos.


8. Las relacionadas con la introducción y utilización de productos o sustancias no Las que produzcan ruidos, vibraciones y olores molestos o nocivos.


9. Las que contribuyan con la destrucción de la capa de ozono.


10. Biodegradables


11. Las que modifiquen el clima.


12. Las que produzcan radiaciones térmica, energía térmica, energía Lumínica o campos electromagnéticos


13. Las que propendan a la acumulación de residuos y desechos sólidos.
14. La introducción de especies exóticas.


15. La liberación de organismos vivos modificados genéticamente, derivados y, productos que lo contengan.


16. s Las que alteren las tramas tróficas, flujos de materia y energía de las comunidades animales y vegetales.


17. Las que afecten la sobre vivencia de especies amenazadas, vulnerables o en peligro de extinción.


18. que produzcan atrofización de lagos, lagunas y embalses.


19. Las que alteren y generen cambios negativos en los ecosistemas de especial importancia.


20. Cualesquiera otras que puedan dañar el ambiente o incidir negativamente sobre las comunidades biológicas, la salud humana y el bienestar colectivo.

El articulo aquí nos muestra todas las actividades que según, esta Ley dañan el Ambiente y si nos ponemos a analizar casi todas las actividades que se realizan en una ciudad o población , pueden vulnerar el ambiente en nuestro caso de análisis que es la Extracción del oro hay muchos numerales, que nos competen como por ejemplo 7,8,13, 16

video

Destrucción de la Flora y la Fauna.

La minería a cielo abierto es una actividad industrial de alto impacto ambiental, en la medida en que requiere la remoción de grandes cantidades de suelo. Presenta como condición que el yacimiento tenga grandes extensiones y esté cercano a la superficie. Es un método de extracción con un alto grado de mecanización de las actividades. Para realizar el proceso de explotación de oro o de cualquier otro mineral se inicia con la deforestación de grandes hectáreas de terreno donde se planea que funcionara la mina, destruyendo la capa vegetal de los suelos, quedando alterada irreversiblemente, dejando atrás un paisaje inerte. Esta etapa no solo implica la eliminación del suelo en el área de explotación, sino también un desecamiento del suelo en la zona circundante, así como una disminución del rendimiento agrícola y agropecuario y un aumento en la escorrentía superficial.

Asimismo, los acuíferos y los cursos de agua próximos pueden resultar afectados, poniendo en peligro la flora y desplazando la fauna del lugar. La eliminación de la vegetación en el área de las operaciones mineras tiene como efecto la destrucción parcial o modificación de la flora en las áreas. La consecuencia inmediata es la afectación directa del hábitat natural de diversas especies. La inevitable producción de contaminantes de las operaciones mineras aumenta considerablemente el riesgo de accidentes y de envenenamiento de plantas y animales.

Uso indiscriminado del agua.

La minería en su contexto global, es una actividad industrial de alto impacto ambiental, social y cultural. En efecto, para obtener los minerales es indispensable en primer lugar, desforestar y remover la capa superficial de la tierra, que da vida a la flora y la fauna. A través de esta destrucción se llega a extensos yacimientos de minerales contenidos en rocas, las cuales hay que pulverizar, luego, aplicarles diversos reactivos químicos, cal, floculantes y otros depresantes que hacen posible capturar el máximo de cobre en los procesos de flotación y concentración para producir concentrados de cobre y, por otra parte, ácido, cianuro y zinc para precipitar y producir el oro y la plata, pero el elemento que toda la minería usa a indiscriminadamente, de manera gratuita y en gran escala, es el agua.

Lo cual puede alterar el curso de los ríos, destruir la pesca, acabar con especies animales en extinción, secar humedales, bofedales, afluentes y crear lagunas o pantanos con aguas tóxicas, lo que a su vez, ha mermado y, en algunos casos, terminado con la escasa actividad ligada a la agricultura, no sin antes mencionar el arruinamiento de parques conservacionistas y zonas turísticas, lo que implica en el corto plazo la erradicación obligada de muchas familias de origen autóctono en poblados cercanos. Estos últimos han tenido que irse del lugar en que nacieron y se criaron, terminando paulatinamente con muchas culturas y poblaciones originarias.

Cabe destacar que el consumo directo del agua en la minería del cobre, oro, plata, zinc, acero molibdeno, plomo y níquel, utiliza fundamentalmente en el proceso tradicional de concentración por flotación, seguido de fusión y electro refinación, o en el proceso hidrometalúrgico el que consta de lixiviación extracción por solventes.

El agua de consumo humano es fundamentalmente para bebida, cocción, lavado, riego, y baños. Los datos disponibles indican que esta cantidad de consumo humano, varía entre 130 y 200 litros por día por persona (Bechtel Chile, 1997). Esta cantidad representa usualmente menos del 1,5 por ciento del agua consumida en una empresa minera.

Utilización de químicos tóxicos.

En particular la actividad minera ocasiona efectos ambientales degradantes, considerando las efectos que toda explotación puede traer, como consecuencia de actividades tales como dinamitación de rocas, pulverización y extracción de minerales usando diferentes ácidos, susceptibles de contaminar suelo, aire, recursos hídricos superficiales como subterráneos de la cada vez más escasa agua dulce, con los riesgos que ello implica para la biodiversidad, a través de la cual también puede ingresar a la cadena alimenticia humana: agua, cultivos, pasturas, animales, personas, produciendo bio-acumulación de metales pesados, la que en cada nivel, puede aumentar hasta varios cientos de veces la concentración del nivel precedente, con graves consecuencias para la salud humana.

Debe remarcarse además, el alto impacto y la contaminación con metales que se produce a través de los drenajes mineros ácidos DMA, la erosión de escombreras y depósitos de colas de las explotaciones, las montañas de escombros tratadas por lixiviado con cianuro para separar el mineral, las piletas con cianuro y la evaporación de su contenido, así como la presencia de tóxicos, tales como los polvos de sílice, plomo, cadmio, arsénico, mercurio o azufre. Dichos DMA pueden incorporarse a las napas de aguas subterráneas que se polucionan y acidifican y a la red fluvial, por lo cual aumenta la dispersión de sus contenidos y puede tener influencia muy lejos de su lugar de origen y extenderse mucho después que las actividades extractivas han cesado.

Contaminación por la descarga de desechos emitidos por al finalizar el proceso de extracción del oro

Una vez que el mineral es tratado para su explotación, quedan desechos sumamente tóxicos principalmente con ácido sulfúrico para cobre y sodio, y cianuro para oro, los cuales son vaciados en pilas con un forro en el fondo de esta fosa, allí se mantendrán estos residuos por largos periodos de tiempo.

Este material contaminado con todas las sustancias químicas que se utilizaron en el proceso de explotación del mineral se filtran a través del suelo, causando gran contaminación y en el peor de los casos llegando hasta reservas de agua subterráneas, contaminándolas por completo, ya que las empresas mineras no conocen en su totalidad la cantidad de tóxicos que poseen estos residuos. Cabe destacar que una vez que ha terminado la vida útil de la mina, la empresa encargada de llevar a cabo la explotación se marcha del lugar dejando estos residuos en dicha área, lo cuales siguen contaminando por muchos años.

Contaminación del aire y agua

Se puede considerar un grave impacto atmosférico, debido a la contaminación por emisiones de partículas sólidas, gases y ruidos. De ellas, la de mayor gravedad es la contaminación producida por las emisiones de azufre, producidas durante el proceso de purificación de los minerales, a estas emisiones se unen los contaminantes que llegan al aire a través de las aperturas del suelo mediante cargas explosivas, pero también se considera el transporte de la tierra carente de material explotable, pues aunque no lo parezca, ello se convierte más adelante en un grave contaminante que afecta a todas las formas de vida cercanas a esta línea de transporte.

Pero las actividades mineras también significan importantes cambios en el balance de agua entre infiltración y escorrentía, debido a que se produce la modificación del suelo y vegetación, lo que conlleva una mayor capacidad erosiva. Pero eso no lo es todo, las escombreras se también convierten en peligrosos focos de contaminación para las aguas superficiales y subterráneas, pues pierden su calidad debido a los procesos de salinización y alcalinización, además del incremento de concentraciones de metales pesados.

Eso sin considerar el arranque de considerables volúmenes de materiales estériles, lo cual obliga a su acumulación en diferentes tipos de terrenos, sin considerar que se trata de materiales sumamente inestables debido a su falta de cohesión, lo que les expone fácilmente a la erosión y arrastre por las aguas y por el aire. Esto también conlleva a la destrucción o alteración del hábitat de muchas especies, la ruptura de las cadenas tróficas, y sobre todo la introducción de gran cantidad de sustancias nocivas en la biosfera.